INTEGRANDO LOS TIEMPOS EN MI TIEMPO.

INTEGRANDO LOS TIEMPOS EN MI TIEMPO.

¿No tengo tiempo?
Cuantas veces nos escuchamos decir que no tenemos tiempo para esto o aquello, por otra parte, empleamos tiempo en otras cosas. De alguna manera eso a lo que dedicamos tiempo es lo que nos va definiendo nuestras vidas: tiempo que le dedico al trabajo, al estudio, a la familia, al juego… Cuando no estoy conectado desde todo mi ser con estas actividades que realizo, puedo considerar que este tiempo no es mío, es un tiempo que es llevado, organizado o arrastrado… por el inconsciente colectivo, y al no ser mi tiempo no puedo disponer de él cómo quisiera… Cuando el tiempo me lleva y no soy yo que utilizo el tiempo para mi propósito de vida, me mantengo con una sensación de cansancio y desmotivación, es cómo no tener claro un sentido de vida, podemos decir que tiempo es igual a vida. Por tanto decir no tengo tiempo para hacer lo que quisiera, es como decir no tengo la vida que quisiera.

¿Cómo nos manejamos con el tiempo y con la vida?
Desde que venimos al mundo nos empiezan a preparar para el futuro, aprendemos de nuestros padres y ancestros prácticamente que todo lo que vinimos a hacer a este mundo está en el futuro. Miramos el futuro delante, cuando en realidad está antes, está en el pasado. El futuro es el primer tiempo, es el sueño, el pensamiento, la idea que surgió en el pasado. El presente es el tiempo que me permite tomar decisión de lo que voy a experimentar, en el pasado construyo las herramientas que voy a utilizar en ese futuro que ya fue creado. Por lo tanto, para tener un mejor futuro no tengo que hacer plegarias a ver “que me depara el futuro” Lo más recomendado en ese caso es volver al pasado, poner un orden distinto, modificar las herramientas que deseo utilizar y de esta manera ir confiado al futuro. La pregunta que nos viene enseguida es ¿Cómo podemos viajar al pasado, si ya pasó?

El tiempo biológico y el tiempo cuántico.
Ciertamente el pasado en tiempo biológico, ya pasó, pero la buena noticia es que existe un tiempo cuántico, hacia el cual es posible viajar y modificar todo aquello que necesitamos cambiar para reencontrarnos con la vida que queremos y así vivir un presente y futuro diferente. Partimos de que además de cuerpo físico, somos energía, por tanto este viaje al pasado lo hacemos utilizando cualquiera de las diferentes técnicas que permitan mover la energía. Puede ser por ejemplo movimientos sistémicos de la familia en el campo de las Constelaciones Familiares, puede ser también actos de psicomagia, algún ritual, o visualización… Lo importante es tomar consciencia de un momento en el pasado, el cuál haya sido significativo, sentir la emoción, comprender desde otra mirada lo que allí ocurrió, agradecer y aprender de lo vivido para hacerlo diferente.

Tomar consciencia de la integración del tiempo biológico y cuántico en el presente, pasado y futuro, es lo que permite hacerse responsable de la realidad que queremos construir, de esta manera ya no dejamos el futuro al azar, al tener manejo sobre el tiempo, la vida cobra sentido, tiene el propósito que le quiero dar. Al menos en un alto porcentaje, pues es menester tener en cuenta que somos parte de una Energía Inteligente mucho más grande. Mientras más alineados estemos a esta Energía mayor, más conexión tendremos con la vida desde nuestro interior y menos estaremos influidos por el inconsciente colectivo, que es un factor externo que siempre estará allí, sólo que puedo manejarlo desde la consciencia de Ser y Vivir.

Desdoblamiento del tiempo y un nuevo orden de vida desde una mirada cuántica
Hasta hace un tiempo de lo que estamos hablando parecía ciencia ficción, actualmente existe la teoría científica de Jean Pierre Garnier Malet que afirma que todos tenemos un doble imperceptible el cual fabrica un futuro potencial durante el sueño nocturno. El tiempo en este sueño es diferente, aquí un segundo puede abarcar días, semanas o meses. Este doble puede aportarnos soluciones a nuestros problemas o dudas, cuando lo hacemos consciente y podemos alinear nuestros pensamientos con esta energía y antes de dormir hacerle preguntas acerca de las posibles soluciones que queremos.

Integrar el tiempo biológico y el tiempo cuántico en nuestro tiempo personal- colectivo, es imperioso para el día a día. Tener la posibilidad de ser las personas que queremos, es también abrirse a construir un mundo diferente, donde podamos vivir desde nuestro interior procesos que pueden transformarse, al encontrar nuevos propósitos, desde otro orden, con la inclusión de todo lo que existe como Unidad. Desde esta mirada el sí a la vida, el equilibrio, la coherencia, la aceptación, son las fuerzas que accionan el vivir.

Soraya Medina Fuentes

20 mayo 2018