Constelaciones Cuánticas: Lo que nos sana es “ ELEGIR ESTAR EN LA VIDA”

La vida es una gran constelación, la vida la podemos ver y percibir en diferentes dimensiones. En un taller entramos en la dimensión cuántica, donde no existe el tiempo ni el espacio. Y eso nos permite ver y transformar los bloqueos de nuestro sistema familiar, de nuestra infancia y de los campos colectivos.

La metodología de las constelaciones fue creada por Berth Hellinger. El observó en su trabajo que en todos los sistemas existen tres órdenes que los sistemas necesitan que se respeten, son: pertenencia, equilibrio y orden. Hubo una evolución importante cuando se entendió la inclusión de Todos tal como son. Todo está pensado por Algo más grande. El las llamo constelaciones del espíritu.

Rupert Sheldrake con su teoría de los campos mórficos y morfogenéticos  ayudo a comprender los campos colectivos de pertenencia y campos mórficos limitadores e impulsores.

Brigitte Champetier ha realizado recientemente una aportación fruto de la observación y habla de las cuatro fuerzas del amor.

La primera fuerza es “El sí a la vida como es” y es una elección individual que  pasa por descubrir e integrar que lo que pasa en nuestra vida es fruto de nuestra resonancia.

Las otras tres fuerzas que descubrió Berth Hellinger pertenencia, equilibrio y orden, tienen una dimensión individual y otra colectiva. La dimensión colectiva nos conecta con nuestro destino o proyecto de vida.

La fuerza colectiva del orden conecta al grupo con la realización de sus objetivos. La fuerza colectiva del equilibrio decide reconciliarse con los opuestos, con todas las polaridades. La fuerza colectiva de pertenencia nos conecta con nuestra capacidad de pertenecer a los grupos desde la autonomía y la decisión libre.

Los más pequeños siempre están al servicio de los mayores, por eso cuando algo ha quedado sin VER sin respetar, el sistema intenta equilibrarlo y una persona del sistema intenta mostrar de alguna forma lo que no se ha respetado en forma de dificultad.

Las implicaciones que un sistema muestra y que necesita respetar  tienen que ver con la vida y la muerte (muertes difíciles, abortos, ganancias ilícitas, enfermedades, abandonos…).

Pero el sistema necesita que aceptemos y respetemos todo lo que ha existido, y ese hecho por si mismo sana al sistema y a la persona que tenía una implicación sistémica.

La implicaciones se nos muestran en forma de falta de fuerza en la vida: para la relación de pareja , para hacer un trabajo, para solucionar dificultades en los estudios, para tener hijos, para curar enfermedades…, situaciones que nos estancan y con las que pretendemos mostrar algo del pasado de nuestro sistema.

La constelación busca sanarnos para ponernos de nuevo en movimiento. Una persona plantea su tema o implicación y se entrega al centro vacío. La facilitadora plantea al grupo con qué representantes iniciarlo. El grupo se deja llevar por el campo que se crea y que nos invita a representar a ancestros o a nosotros mismos. Algo nos mueve, es una fuerza que llamamos “algo más grande” ; y esa fuerza nos une a todos y nos presenta la mejor solución para todo y todos.

El movimiento sanador se produce cuando la persona que plantea su Tema se entrega al centro vacío y después de VER, RESPETAR , AGRADECER y HONRAR todo lo que ha habido decide estar en la vida.

Responsable: Blanca Cano. Finalidad: gestionar el alta a esta suscripción y el envío de mis publicaciones así como correos comerciales. Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Mailchimp (ver su política de privacidad), no se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos enviando un email a info@espacioencamino.com. Información Adicional: Puedes ampliar la información en el aviso legal.

Recibe periódicamente artículos y novedades sobre cursos y talleres en tu email