13 áreas esenciales para lograr tus metas

Querer realizar un proyecto es haber tomado la decisión de realizar «algo» en un espacio y en un tiempo determinados.

Cada persona definirá el proyecto que quiere desarrollar y trabajaremos las 13 áreas del proyecto, realizando ejercicios para llevarlo a la maestría, observando a todas las partes implicadas.

Todo es proyecto. La vida es un proyecto. El trabajo, los hijos, un viaje, la salud, superar una separación, transformar un habito, integrar un duelo…

El calendario nos ayuda a dar forma a los proyectos que queremos realizar.

Un proyecto equilibrado es el que aporta armonía a la persona que lo realiza, a las personas implicadas y la comunidad. Aporta equilibrio a Todo y a Todos.

La vida es cambio y el cambio provoca crecimiento y evolución. Vivimos en una continua búsqueda del equilibrio… para volver a abrirnos a algo nuevo….

Un proyecto enfocado tiene:

  • un propósito claro.
  • es coherente.
  • se puede realizar.
  • es consciente de las aportaciones y de los retos.
  • la persona y los colaboradores tienen valor para realizarlo.
  • se ha negociado adecuadamente con todos los implicados.
  • se cumplen los acuerdos.
  • se tiene capacidad para realizarlo.
  • aporta novedad, trae algo nuevo.

Las 13 áreas que trabajaremos para llevar Tu proyecto a la Maestría son:

Propósito.¿Tienes una meta clara y real?

El propósito de un proyecto es sueño, es ilusión, se fundamenta en un deseo y en unos pensamientos profundos de tu Ser y se concreta en acciones reales.

Coherencia. ¿Es positivo para todas las partes implicadas?

La coherencia de un proyecto aporta el equilibrio a todas las áreas, personas y elementos implicados.

Orden. ¿Estás creando un proyecto tuyo?

El orden de un proyecto es la capacidad de que  cada persona realice la parte que le corresponde y en el lugar adecuado.

Consciencia. ¿Te conoces y tienes suficiente conocimiento de las personas implicadas en tu mismo proyecto?

La consciencia de un proyecto es el autoconocimiento profundo de uno mismo y la capacidad de ver y respetar a los demás tal como son. La renuncia a la perfección.

Valor. ¿Puedes realizarlo?

El valor de un proyecto es tener la fuerza necesaria para llevarlo a cabo, la mayor fuerza viene a través del «SI» y del agradecimiento a todo lo que ha existido antes que nosotros.

Negociación. ¿Has negociado adecuadamente y con claridad con todos los implicados?

La negociación de un proyecto es la capacidad de llegar a acuerdos desde la realidad y coherencia cuidando que él aporte ganancias equilibradas a todos los implicados.

Novedad. ¿Aporta novedad a tu vida y a la vida?

La novedad de un proyecto es la mayor fuente de creación y transformación, lo que antes no ha existido, la novedad es la “chispa de la vida”

Política. ¿Has cumplido los acuerdos?

La política de un proyecto es el cumplimiento “Real” de los acuerdos por todas las partes. Crea confianza.

Capacidad. ¿Sabes realizarlo?

La capacidad de un proyecto es tener las habilidades necesarias para llevarlo a cabo. Apoyándonos en nuestras fortalezas reforzar las nuevas capacidades que el proyecto necesita.

Celebración.¿Celebras cada paso?

La celebración de un proyecto o de una parte de un proyecto se da cuando entregas lo realizado y te das un tiempo solo de disfrute por la tarea realizada.

Familia.¿Tienes tu lugar y las personas con las que descansar?

La familia de un proyecto es disfrutar y dar un lugar a las personas con las que construyes tu vida, tu pareja, tus hijos, tus padres, tus amigos y saber utilizar tu  hogar para nutrirte y prepararte para el siguiente paso.

Inicio. ¿Has elegido y decidido comenzar?

El inicio de un proyecto es el momento en que comienza el ciclo. Un proyecto tiene muchos ciclos. Tomar conciencia y terminar cada uno con agradecimiento permite abrir una nueva línea del tiempo.

Fin. ¿Es momento de finalizar el ciclo?

El fin de cada proyecto o cada parte de proyecto se da cuando finaliza un ciclo o una línea de tiempo. Agradecer cada experiencia es lo que permite el salto y la apertura a lo nuevo.

Metodología:

No es necesario tener ningún tipo de conocimiento previo.

Trabajaremos despertando diferentes herramientas que todas las personas conocen y que en la mayoría de las ocasiones se han dejado de utilizar en la vida cotidiana.

La metodología esencial serán las constelaciones diamantinas. Que nos ponen en el camino de ir iluminando nuestro DIAMANTE , la LUZ de nuestro corazón.

Algunos conceptos de la naturaleza que recordaremos son:

Actuar: el movimiento es lo que permite traer lo nuevo.

Despacio: Permitir el segundo donde podemos observar el pensamiento y la emoción real que nos mueve.

Sentir: Amplificaremos nuestros cinco sentidos y trabajaremos de forma especial con esencias especificas creadas por Pilar Franco para enfocar cada aspecto del proyecto.

Sistémico: Todo está en relación, nada es aislado, todo movimiento individual tiene repercusión en Todo lo que existe.

Transmutación: Nada es estático, todo se puede transformar, tomando conciencia, agradeciendo su existencia y eligiendo actuar de forma diferente.

Fractalidad: Todo lo coherente sigue el patrón del equilibrio del árbol.

Cuántica: Existen muchas posibilidades reales para cada propósito. Elegir la adecuada es el equilibrio del Ser y de la Unidad.

Imparte: Blanca Cano Lantero

Maestra, pedagoga, terapeuta y formadora.

Estudie Magisterio en la E.U. Don Bosco y Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Complutense de Madrid.

He complementado mis estudios con cursos sobre educación, desarrollo personal y de grupos, organización y dirección de centros sociales y teología.

Maestra y Terapeuta de Reiki. Especialista en Nuevas Constelaciones Familiares. Formada en Geocromoterápia, en la dimensión del Tiempo y en diferentes técnicas energéticas.

Formación y experiencia profesional

¡Apúntate o solicita más información en el teléfono 601334797 o contacta vía mail!